El coche de empresa, en caída libre

Lunes, 10 marzo 2014

La crisis se lleva por delante el 73% de los coches entregados como incentivo a los empleados españoles. Una fórmula que alcanzó en 2010 su mayor popularidad cuando un 26% de las empresas con grandes flotas la adoptaba y que hoy cae sólo al 7%. Las cifras hablan por sí solas: hoy más que nunca, disponer de un coche de empresa es un artículo de lujo y un símbolo de privilegio. Así lo confirma el último barómetro del vehículo corporativo publicado anualmente por Arval, la conocida división de flotas del gigante de la banca francés BNP. 

En pleno proceso de ajuste y contención salarial, la entrega de un coche como parte de pago en especie, sujeto a una tributación más favorable que el incremento neto del salario, se ha reducido principalmente en empresas nacionales. Las multinacionales aún aguantan el tipo, aunque se constatan varios hechos que han venido distorsionando el mercado del vehículo de ocasión en los últimos tiempos: el ajuste afecta tanto al volumen de la flota como al plazo de renovación de los coches que la integran, que se ha alargado hasta los 44 meses de media. Un hecho financiero poco conocido, pone al problema en su justo contexto: la inversión en vehículos, es el gasto más importante de las empresas, tras los recursos humanos y a la par que los gastos en informática. Así que no es de extrañar que envueltas en políticas de contención salarial, ajustes de plantilla o modernización de los procesos de las compañías, los equipos financieros se olviden del coche.

La fotografía del coche de incentivo en España, tiene sus propias particularidades. Así, es más popular entre cargos medios y técnicos aquí que en Europa (36% frente a un 30%), seguidos de los comerciales que sin embargo, sólo lo usan para el 18% de sus visitas frente a un 27% en Europa. En la alta dirección reside el 40% de las flotas, siendo ésta la que aplica sus criterios de selección en mayor grado, con un 63%. Arriba se elige; abajo se impone.

Aún con todo, este panorama ofrece una esperanzadora salida apoyándose en la oferta de vehículos usados. Gerardo Cabanas, director general de Autoscout24, describe el viraje que están teniendo muchos contratos de alquiler a largo plazo, y que ahora tienen como protagonistas a coches seminuevos: “Esta nueva fórmula permite mantener la flota con un menor coste al aplicarse sobre vehículos casi nuevos”. Un factor que en último término, favorece la salida del parque de automatriculaciones de los fabricantes, que en demasiadas ocasiones supone un quebradero de cabeza y de stock en los concesionarios oficiales.

Para concluir, un dato de mercado que hace pensar en un futuro prometedor: aunque en España las matriculaciones en el canal empresa alcancen a duras penas un tercio del total del mercado anual, dos de cada tres de esas compras, se realizan a nombre de empresa. Así que el aviso para navegantes es claro: a oferta más renovada, más probabilidades de que el compra venta coloque un coche usado a una empresa que lo ofrezca como incentivo.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

2 Comentarios

  1. reparación coches   |  Miércoles, 12 marzo 2014

    Es normal que las empresas dejen de financiar los coches de empresa.
    Me parece un poco … no se … en los tiempos que corren que la gente tenga coche de empresa mientras se despide gente no me parece muy ético…

    Saludos y felicidades por el articulo.

  2. A. Moreno   |  Lunes, 24 marzo 2014

    Otra víctima más de la maldita crisis…

Deja un Comentario





*