Compartir coche para mantener las flotas

Lunes, 24 marzo 2014

El incremento del carpooling se ha triplicado en los dos últimos años y si antes compartir coche era sinónimo de apreturas, las empresas lo están utilizando ahora para optimizar su flota de vehículos, ajustar gastos de forma poco dolorosa y facilitar la vida a sus empleados. Y es que ante la alternativa de eliminar la flota u optimizar su uso, ¿Con qué crees que se queda el personal de más del 30% de las empresas con flota de automóviles? Según datos de un estudio realizado por Arval entre casi cinco mil gestores de flotas en pequeñas, medianas y grandes empresas, la alternativa a reducir gastos en inversión y combustible ha mejorado además la optimización de trayectos y de tiempos de reunión y transporte.¿Se perdía demasiado tiempo con el coche propio?

La mejora en las condiciones de uso de los vehículos (menos tiempo parados, mejor mantenidos y con un uso menos concentrado en pocos tiempos muy espaciados), ha reducido también la llamada carga psicológica negativa para los empleados. Y no lo decimos nosotros, sino el equipo de psicólogos del trabajo consultados para la confección del informe.

Además y aunque pueda importar más o menos a los integrantes de la organización, el ahorro de combustible y la reducción de emisiones, las cifras que se manejan merecen la pena ser consideradas. Si sólo un 2% del total de las empresas, dieran el salto a compartir coche, diariamente se dejarían de consumir dos millones de euros en combustible. Y en el entorno profesional, se podría reducir el gasto en un 40%.

Bien, ¿Y cómo se llega a esta punto idílico de organización? Dentro de las compañías, parece que no hay nada más que ponerse de acuerdo con alguien que vive cerca o de camino y comparte horarios. Pero como las plataformas colaborativas existen y no sólo para poner plazos en los proyectos, sitios web como Amovens han nacido precisamente para organizar trayectos, personas y coches.

Para hacerse una idea de por dónde van los tiros, Ford, Ericsson, el Banco Sabadell o varias universidades, ya usan los servicios de esta joven empresa españolaque arrancó sus actividades hace un par de años. Ojo, porque esto no es carsharing (compartir coche particular para trayectos más abiertos, como los que propone BlaBlaCar), sino carpooling o gestión de trayectos entre personas de una misma organización.

Y es que si recientemente Fenebús denunciaba a BlaBlaCarpor competencia desleal y operaciones que según ellos, rozan las coberturas de las compañías de seguros, parece claro que entre el uso del transporte público y el prescindir del uso del coche particular, hay un buen espacio para el negocio.

Un apunte de interés. ¿Dónde crees que estos servicios se están asentando con mayor facilidad? Aciertas: en el sur de Europa.Si te parece que los habitantes del norte son poco sociales y que los griegos, franceses, italianos o españoles estamos encantados de hablar por los codos en el trayecto al trabajo, no te equivocas.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*