ADAC: Cuando el escándalo también viene de Alemania

Jueves, 13 febrero 2014

Galardones, votos e intereses, suelen ir de la mano. Si lo hacen en el orden adecuado, todos quedan contentos: la masa elige, aquél que gana vende más, y un mayor beneficio redunda a toda la cadena. El problema viene cuando el que otorga el premio, se salta a los votantes y hasta quien se lleva la medalla, sale escaldado. Te contamos qué ha pasado este arranque de año con el Angel Amarillo (Gelber Engel) del ADAC, segundo club del automóvil más importante del mundo y que de momento, se ha llevado por delante a su director.

La noticia saltaba la semana pasada: el diario Süddeutsche Zeitung, desvelaba irregularidades en las cifras de votos que venían a decidir como cada principio de año, el coche favorito de los lectores de su revista MotorWelt. Hasta aquí podrías pensar que este es un tema sin importancia que tiene que ver con un panfleto corporativo: nada más lejos de la realidad. Si te aseguramos que Motor Mundial es una revista que reciben casi 14 millones de suscriptores, ¿A que la cosa cambia?

 

Si nada de esto hubiera sucedido, el notable Volkswagen Golf de VII generación, hubiera puesto en el armario de los trofeos su enésimo premio. Si acaso uno de los más importantes porque la actividad del ADAC genera por sí sola cada semana ríos de estudios, informes, pruebas de fiabilidad y noticiasque empapan en casi todos los rincones informativos. Volkswagen hubiera emitido un orgulloso comunicado y esperaríamos ansiosos a que la séptima generación, llegara al mercado del V.O. para poder ofrecerlos como valor seguro.

El valor de un cero

Y lo cierto es que aunque la marca se esté pensando en estos días renunciar al premio, lo que ha sucedido en el ADAC es que ante una participación bajísima, alguien decidió añadir un cero al conteo total de los votos: 3.400 se convirtieron en 34.000 por arte de magia. Ante las acusaciones, el ADAC decidió no comentar primero y reconocer después el tongo, menor de lo esperado porque han asegurado, que el orden de los votos en ningún caso se habría modificado. Sólo el censo de los votantes.

Lo de menos, es el apaño. De tan cutre y poco imaginativo, hasta parece creíble. Lo que sin embargo importa, es que la duda empiece a cundir cuando se puntúan coches, tecnologías, accesorios o modelos. Y a todas las escalas: también en la que tiene que ver con un premio otorgado con la mejor fe posible en un concesionario cualquiera. La solución: pasar cualquier cifra por el notario y que sea él quien certifique la autenticidad de las cifras y la lógica independiente del proceso.

Michael Ramstetter se hacía llamar Rambo en el círculo del automóvil alemán. Director de comunicación del ADAC desde el año 1998, se había ganado el apodo a base de hacer crecer su publicación hasta convertirla en la de mayor circulación de Europa. Y por una vez el color amarillo, toca a nuestro mundo color metalizado.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

1 Comentario

  1. Vehiculo de ocasion   |  Sábado, 29 marzo 2014

    Impresionante artículo!, muchas gracias.

Deja un Comentario





*