Recomendaciones para pasar la revisión de tu coche

Viernes, 8 abril 2011

coche-mantenimientoSomos muchos los que temblamos cuando tenemos que llevar nuestro coche a revisión, sobre todo cuando se aproximan las vacaciones y necesitamos tener nuestro vehículo en óptimas condiciones. Pero si seguimos las pautas adecuadas, no solamente evitarenos accidentes sino que además nos  ahorraremos algo de dinero en la factura del taller.

Lo primero es asesorarnos para encontrar un taller que nos proporcione confianza, algo que generalmente nos viene por otras personas que han quedado satisfechas con el servicio prestado. Si el centro elegido cumple con estas características, te atenderán con honradez y te dirán lo que realmente necesita tu coche y además te informarán sobre lo que es prioritario arreglar en el caso de que los desperfectos sean varios. Es fundamental que el taller que escojas te genere confianza.

Si no haces un correcto mantenimiento de tu vehículo es muy probable que finalmente tengas que llevarlo a reparar con grúa porque hace ruido, pega tirones o echa humo. Si lo llevas a tiempo y cumples con las revisiones puntualmente, evitarás averías prematuras que por lo general son muy costosas de reparar. Hoy en día los coches se fabrican con materiales de muy alta calidad y si realizas un correcto mantenimiento, la vida útil de tu vehículo puede ser bastante larga.

Existen dos tipos de mantenimiento que puedes hacerle a tu coche:

  1. El que puede efectuar el propio conductor
  2. El que debe hacer sólo un profesional

En el primero de los casos, los conductores pueden hacer reparaciones sencillas que no implican el llevar el coche al taller. Entre las reparaciones que podéis hacer están la comprobación del estado de los neumáticos, algo realmente importante de hacer ya que de esta manera podemos prevenir un desgaste prematuro o fatiga por presión insuficiente o excesiva de las ruedas, ahorrar gasolina, reducir la distancia de frenado, etc.

Otras de las comprobaciones que podemos hacer, es verificar los niveles de todos los líquidos del vano del motor y comprobar que no existan deficiencias importantes. Además, debemos mantener la carrocería de nuestro coche siempre limpia ya que un coche limpio y brillante se observa antes que uno sucio en la carretera. Podemos también comprobar el estado de las luces ya que cambiar una lámpara es muy fácil.

Para el resto de revisiones, tenemos que encomendar el arreglo de nuestro coche a un profesional cualificado. En el caso de que las reparaciones sean del tipo de cambio de neumáticos, frenos, amortiguadores, embrague, sistema eléctrico, aire acondicionado, ABS, etc.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

1 Comentario

  1. Pablo   |  Martes, 16 agosto 2011

    Está claro que si pules detalles pues te ahorras una pasta. Pero a veces sigue compensando ir a un taller más que nada porque con la crisis tienen ofertas muy buenas.

Deja un Comentario





*