El mantenimiento, una pieza clave del coche

Viernes, 16 noviembre 2012

Ya sea un vehículo de ocasión o sea un coche nuevo, el mantenimiento es una de las piezas clave para el buen uso y envejecimiento del automóvil. En ocasiones, los conductores se despreocupan de ese ‘cuidado’ que precisa el coche derivando en problemas mayores. Eso es lo que muestra el ‘I Informe de Mantenimiento’ realizado por la compañía LeasePlan tras un análisis de las intervenciones más habituales en su flota con el objetivo de detectar las averías más frecuentes o descuidos.

Según el informe, entre los descuidos más comunes que tienen los conductores encontramos tres que pueden parecer insólitos: un 41 % del total duda entre repostar diésel o gasolina en las estaciones de servicio, un 25 % olvida las llaves dentro del coche y un 23 % no hace caso de las indicaciones luminosas del salpicadero que saltan cuando algo no funciona bien.

Si uno no se da cuenta a tiempo en el repostaje o no tiene un segundo juego de llaves en su poder o no hace caso de esas indicaciones, solventar estos errores puede suponer más de un quebradero de cabeza. Problemas con el motor, cambios de cerradura, averías en el sistema de frenos, la batería del coche… son algunos de los fallos que, además de suponer un riesgo, pueden conllevar importantes reparaciones.

Este listado se completa con descuidos menores como no limpiar el barro en los bajos del vehículo en un 5 % de los casos, no evitar el sobrecalentamiento del motor en un 3 % y no cumplir las revisiones previstas para el coche por la marca en un 2 %.

En este sentido, la vida útil del vehículo comienza a decaer al superar los 131.000 kilómetros con averías complejas. El estudio refleja que, de las visitas a los talleres, un 55,8 % del total son las programadas por la marca como mantenimiento preventivo y un 44,2 % corresponden a las imprevistas.

De entre las visitas imprevistas el mayor número de ellas se produce por averías simples (23,9 %), por desgaste menores de piezas (17,7 %) o por cambios de accesorios (14,7 %), pero también se dan por averías complejas como reparaciones en el motor, la culata, la caja de cambios o el sistema de inyección (6,2 %) y por desgate mayor de las piezas (2,5 %).

LeasePlan incluye en el estudio una lista de consejos. Entre los mismos está mantener al ralentí durante 30 segundos al arrancar y al parar, realizar trayectos mixtos en ciudad y carretera, revisar los niveles periódicamente, utilizar el aceite adecuado, realizar el plan de mantenimiento establecido por el fabricante, observar los testigos luminosos y verificar el estado de los neumáticos.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*