Todo sobre el Renting de Vehículos

Viernes, 28 enero 2011

rentingEl Renting no es más que un alquiler a largo plazo de determinados bienes cuya depreciación es alta: desde equipos de oficina, ordenadores hasta, como no, coches.

El contrato de este tipo de alquiler estipula que, a cambio de una cuota mensual, se puede usar y disfrutar el bien en cuestión durante un tiempo determinado y, en el caso de los vehículos, puede incluir una serie de servicios adicionales como pueden ser el seguro a todo riesgo, el mantenimiento, las reparaciones, los cambios de neumáticos o vehículos de sustitución, entre otros.

No está considerado un producto financiero, por lo que no se encuentra regulado ni controlado por el Banco de España, tal y como sucede con el leasing. En lo relativo a su legislación, está regulado por el Código Civil sobre arrendamiento de bienes inmuebles y por los contratos firmados entre las compañías de renting y sus clientes.

Entre sus ventajas, podemos destacar la posibilidad de disfrutar de un coche con amplios márgenes de ahorro, lo que lo convierte en una alternativa rentable frente a la compra directa de un vehículo. Cuando un particular suscribe un contrato de renting, obtiene una serie de beneficios que no conseguiría a nivel personal. Las reparaciones, mantenimiento o averías se ven cubiertas con el renting, lo que  supone un alivio importante para la economía doméstica o de la empresa ya que lo que se abona mensualmente como cuota es siempre lo mismo durante el plazo contratado. Además la cuota del renting es deducible para la empresa, así como la totalidad de su IVA. Pero no está pensado sólo para que se beneficien de él las empresas: cualquier persona, física o jurídica puede suscribir un contrato de renting (un empleado por cuenta ajena con nómina, una PYME, un autónomo o un profesional independiente).

Asimismo, podemos contratar por renting todas las marcas y modelos de coches existentes en el mercado. También las furgonetas y derivados de turismos (para usos comerciales hasta un peso máximo autorizado de 3.500 Kg.) pueden acogerse a esta modalidad de contrato. Cada fabricante otorga a las compañías de Renting un descuento de flotas determinado. Por ello, a igualdad de precio, el descuento de flotas puede hacer que entre dos modelos similares podamos tener unas atractivas diferencias de precio, que repercutirán, evidentemente, en la cuota de Renting.

Y en cuestión de precio, las cuotas dependen de muchos factores. Los principales a tener en cuenta son: la marca y modelo de vehículo elegido, el descuento de flotas que se aplica por parte de las marcas, el plazo de la operación, el kilometraje a realizar anualmente y los servicios contratados. Lo habitual es que las compañías de renting establezcan un plazo mínimo de 12 meses y uno máximo de 60 meses (5 años) para sus contratos, pero los más utilizados son tres y cuatro años.

Al acabar el contrato de Renting, tenemos 3 opciones:

  • Devolver el vehículo a la compañía de Renting y contratar uno nuevo.
  • Ampliar el plazo de la operación de Renting por un año más o refinanciar el vehículo.
  • Ejercer la opción de compra del vehículo y pasar a ser propietario del mismo.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*