Nissan Qashqai 2014: el líder del segmento se renueva e impone su valor residual

Lunes, 20 enero 2014

En los últimos siete años, el Nissan Qashqai ha pasado de ser una incógnita para toda la cadena comercial (marca, concesionarios y clientes), a un caso de éxito sin precedentes con más de dos millones de unidades vendidas, listas de espera, dominio total de la cuota de mercado y un valor residual a 36 meses diez puntos por encima de la media.
Arrancaban los años dos mil y las ventas de Nissan en Europa no eran las esperadas. Con una gama muy polarizada entre vehículos de calle y todo terrenos, impersonales los primeros y poco adaptables a la vida diaria los segundos, algunos concesionarios tomaron incluso la decisión de aventurarse a vender otras marcas: Nissan confirmaba que ni Almera (compacto) ni Primera (sedán) tendrían continuidad más allá del año 2004.
Sabedora de que el segmento C se encontraba copado por ofertas de precio francesas, italianas y coreanas, y al mismo tiempo dividido por los productos de mayor calidad percibida con firma del grupo VAG o Alfa Romeo (toda vez que la industria británica se encontraba a pocos meses de su desaparición), la directiva de Nissan tomó una decisión arriesgada y cuestionada incluso dentro de la casa: puesto que ahí resultaba prácticamente imposible competir con las mismas armas, inventaron una nueva categoría de automóviles con los atributos reconocidos por el gran público en el segmento Golf (capaz, confortable, espacioso y económico) con las notas de diseño todo terreno, bien conocidos por la marca. Y acertaron de pleno.
Este es el resumen que esta misma semana nos contaba con motivo de la presentación internacional de la segunda generación del Qashqai en Madrid, Etiene Henry, subdirector de estrategia y planificación internacional y escéptico confeso del proyecto en 2004: “Teníamos un coche inclasificable, cuyo nombre nadie sabía pronunciar, cuyas ventas no sabíamos anticipar para tratar de despuntar en un mercado en el que habíamos fracasado con el Almera”


Lo demás, es historia conocida: listas de espera de hasta cinco meses, bendiciones de prensa, público y red, un ritmo de producción que tuvo que multiplicarse por tres hasta alcanzar los tres turnos sin pausa desde 2007, y clientes buscando unidades en el mercado de V.O. a precios excepcionales.
El mejor valor residual del segmento


Si la nariz de todo vendedor siempre indicaba la conveniencia de tener un SUV en la exposición, y mejor aún un QQ(apelativo y abreviatura dentro de Nissan), ahora las cifras presentadas por la consultora de mercado EuroTax también con motivo del lanzamiento de la segunda generación del modelo, confirman cualquier suposición.

Así, mientras que la media de depreciación de los vehículos que se venden en el segmento “C” está en el 44% de su valor de nuevo transcurridos 36 meses, el Qashqai ha navegado en solitario con un 50% sostenido desde 2007. Cualquiera lo ha podido experimentar en su casa: comprar un Qashqai bien en subasta o en el mercado particular, significa pagar más que por cualquier otro auto similar de su año y tipo.
Y esto no ha hecho nada más que empezar: las proyecciones de la segunda generación presentada estos días, más grande, equipada y con un precio de tarifa inferior a sus rivales de libro (Golf 1.6 TDi 5p Advance, Kia Sportage 1.7 CRDi Active), confirman un valor residual del 54% cuando hayan transcurrido tres años.
Ligeramente más grande y mejor equipado en materia de confort y seguridad, el nuevo QQ promete seguir dando guerra en un segmento que ya no es desconocido para nadie y que se ha convertido en el sustituto de muchas ventas de compacto o berlina del pasado.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*