La venta ilegal de coches en la calle se dispara un 20 %

Lunes, 10 diciembre 2012

Según estimaciones de la asociación de vendedores Ganvam, desde el año 2007 la venta ilegal o ‘pirata’ de coches ha crecido un 20 %. Lo que antes eran hechos aislados, con la crisis se han convertido en negocios que pasan por ser lucrativos. Ya lo mencionábamos en un post anterior al hablar del nuevo límite de 2.500 euros para pagos en efectivo, medida que quiere dotar de una mayor transparencia al mercado de vehículos de ocasión.

Estas ventas ilegales las realizan mafias y particulares que se hacen pasar por vendedores profesionales de vehículos de segunda mano en un escenario de la vía pública, generalmente en grandes aparcamientos de centros comerciales. De todas las operaciones que se realizan entre particulares, alrededor de un 10 % son de este tipo de ventas ‘pirata’. Esto supone que unas 95.000 unidades son comercializadas anualmente bajo esta modalidad fraudulenta.

Desde Ganvam destacan que esta práctica supone una clara competencia desleal para los concesionarios que operan conforme a la ley. Este mercado negro, que no cuenta con autorizaciones municipales para su actividad, no paga impuestos ni está dado de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), genera al sector automovilístico unas pérdidas anuales de 300 millones de euros.

Ganvam recuerda que para los consumidores siempre será más beneficiosa la compra a profesionales del sector. Al hacerlo por el canal particular, se hagan o no pasar por profesionales, conlleva que no se ofrezca por escrito la garantía de dos años -o uno si así se pacta- o que el documento que acredita el historial de revisiones del vehículo o la propia factura de la operación no existan; lo que hace que estas ventas sean menos fiables y seguras.

En cuanto a la cuestión del precio, desde la asociación opinan que lo que se pueda ahorrar puede no compensar ya que, al no ir a través de un concesionario, se pierden el asesoramiento y estructuras de aquellos profesionales que conocen bien su negocio y buscan clientela contenta y fiel.

Para frenar y, poco a poco, erradicar esta práctica, Ganvam defiende la puesta en marcha de una norma de ámbito estatal basada en las ordenanzas municipales aprobadas, entre otras, por Madrid y Barcelona y que prohíben expresamente la venta de vehículos en la vía pública.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*