Entrevista a Gerardo Cabañas, director general de AutoScout24 España

Viernes, 2 noviembre 2012

Estos días se ha presentado el estudio “El Coche del Mañana” realizado por AutoScout24 entre cerca de 9.000 conductores europeos de siete países. Según el mismo, los coches del futuro deben ser “vehículos inteligentes” que garanticen “seguridad en carretera” pero que también “transformen la experiencia al volante“. Este informe, realizado en mercados como Alemania, Francia, Italia o España, espera ser una guía útil para los profesionales del sector ayudándoles en la toma de decisiones en materia de innovación, comercial y de marketing.

Gerardo Cabañas, director general de la filial de AutoScout24 en España -plataforma online de vehículos que él mismo arrancó en el año 1999- es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE), así como Master en Dirección de Empresas por la Universidad de Deusto (INSIDE). Antes de ocupar su puesto actual como consejero delegado y director general de AutoScout24 España, desarrolló su carrera profesional como Gerente de la Sociedad de Promoción del Aeropuerto de Zaragoza (Spainzaz) y como jefe de producto “Express” del grupo Air Express International.

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del estudio presentado?
De las conclusiones y datos del estudio, en general, no hay nada que nos haya parecido descabellado. Muestra una línea coherente de lo que se espera en lo relativo a la evolución de los coches. Quizá, lo que sí puede ser más llamativo es la homogeneidad que existe en un aspecto interesante que es demandado por la mayoría: el de la conducción autónoma de los vehículos. Una cuestión que se detalla posteriormente en el deseo por pate de los usuarios en que el coche aparque solo. Que en las grandes ciudades, el vehículo sea capaz de buscar una zona libre en la que aparcar y haga la maniobra por su cuenta, para luego acudir a recoger al conductor donde este le indique.

El estudio concluye que el coche del futuro será “inteligente” y garantizará la seguridad en carretera. ¿Cómo es el coche del mañana para Gerardo Cabañas?
Me sumo a la gran mayoría de los requerimientos. Aunque, lo que sí que entiendo que debe producirse es, como primer punto, una desvinculación al sentimiento de propiedad. En parte, se sigue entendiendo el vehículo como un bien en propiedad y debería verse como un servicio que nos es útil. Que se asiente la concepción de servicio por encima del de propiedad. Además, el coche del mañana debería estar propulsado por energías alternativas que respeten el medioambiente. Pero la implantación de este tipo de movilidad debe darse a un coste razonable para el usuario. En cuanto a las medidas de seguridad, éstas son fundamentales. Que el coche se anticipe a los peligros. No sólo que reaccione, sino que se anticipe gracias a la comunicación con el resto de coches e infraestructuras implicadas. Que los coches interactúen y compartan información permitirá reaccionar anticipándose. Esto marca una diferencia importantísima.

Parece que los conductores y las ciudades no están del todo preparadas para ese coche del mañana. ¿Cómo nos adaptamos?
El modelo que conocemos hoy ya no es escalable ni sostenible. Los usuarios tienen más necesidades de movilidad y las ciudades unos límites físicos. No se puede pensar que las ciudades podrán abarcar sin control tanta necesidad y demanda de los usuarios. Hay que buscar el equilibrio y ahí tienen mucho que decir aspectos como el uso del transporte colectivo y el cierre del acceso al centro de las ciudades. Pero para hacer esto, es necesario que el transporte colectivo sea cómodo, práctico y operativo.

Recientemente algunas marcas lanzaban innovaciones y proyectos de los que habla el estudio y relacionados con la conducción autónoma, la detección de peatones y sistemas de frenada automática. ¿Es en lo que debe apostar el sector y lo que ayudará a reflotarlo?
Es cierto que en algunas marcas y modelos comienzan a verse esas nuevas aportaciones. Si hacemos una reflexión y miramos 25 años atrás, vemos que entonces comenzaban los primeros airbags o sistemas ABS sin el nivel de satisfacción que ofrecen hoy en día. 25 años después la totalidad de los coches matriculados cuentan con esos avances. Lo que ahora está empezando a presentarse y a verse, si lo juntamos y multiplicamos, podrá estar como equipamiento de serie en otros 25 años. Es una realidad que se va a dar.

Si esto es lo que salvará a la industria del automóvil es más complejo. Estamos ante uno de los momentos más complicados para el sector a nivel nacional, pero no así a nivel mundial. Depende en parte de la situación económica de cada país. Lo que debe hacer la industria es seguir evolucionando en lo que piden los conductores, la tecnología les permita e implanten otros competidores.

El estudio muestra similitudes entre los conductores españoles y del resto de países europeos, pero también alguna diferencia. ¿Qué es lo que nos distingue?
Es cierto que no hay grandes diferencias, pero sí en un par de puntos en los que, además, nos desmarcamos junto a los italianos. Estos puntos son el diseño, ya que somos los que esperamos algo más atrevido que el resto de conductores que desean diseños más sobrios en línea con los cambios que demandan las nuevas motorizaciones, y la conducción autónoma. Este segundo aspecto abre nuevas posibilidades para el conductor al ser el propio vehículo el que conduce. En este punto, los españoles estamos por encima de la media y esperamos más del coche del futuro en cuanto a posibilidades de ocio y conectividad. Mientras el coche se mueve solo, deseamos que, a su vez, se convierta en una extensión del Smartphone, un dispositivo más que cuente, entre otras cosas, con acceso redes y conectividad.


Lleva 13 años vinculado profesionalmente al mundo del motor. ¿Con qué se quedaría y qué cambiaría de este tiempo?
Al volver la vista atrás y juzgar las cosas, el análisis es distinto al contar con más conocimiento en cuanto a las causas, evoluciones y consecuencias. Lo que puedo asegurar es que nosotros siempre hemos trabajado lo mejor que hemos sabido. No hay grandes cosas en las que no hubiera dicho o no hubiera hecho esto o aquello. Hace 13 años éramos pocos los que trabajábamos en este sector del mundo del motor en internet y hoy somos de los pocos de entonces que siguen vinculados a esta realidad. Parte del éxito radica en habernos especializado y enfocado nuestro negocio al vehículo de ocasión y no al nuevo, en donde el camino es más irregular y la cantidad de ‘actores’ que han aparecido y desaparecido en estos años es mayor.

¿Qué pedíamos entonces a los coches y qué les pedimos ahora?
Los niveles de equipamiento que eran grandes mejoras en modelos de gama alta y que pasan a ser imprescindibles de serie. Además, ese equipamiento, por ende, también pasa a estar presente en los vehículos de ocasión. Esto ha permitido el inicio de cambio de mentalidad. Hace años, el usuario compraba un vehículo pensado en la propiedad, a la que antes aludía. Lo tenía hasta el final. Esa era la mentalidad. Aunque hoy todavía se tiende a vivir así, no es menos cierto que se empieza a ver al coche como una herramienta que me sirve para mis desplazamientos y yo soy el que establece el nivel de uso y cuánto tiempo lo tendré. Pasamos, por tanto, de pensar en un bien a pensar en una utilidad: la mentalidad evoluciona de la propiedad a cubrir mis necesidades. Aspecto que se refleja en la evolución que reflejan las ventas de vehículos de ocasión.

Quería terminar con una reflexión que hizo el director europeo de AutoScout24, Alberto Sanz, durante la presentación del estudio. Durante la realización del estudio, la inmensa mayoría de los entrevistados decía que el coche del futuro debía mejorar su calidad de vida. Y existía esa confianza en que finalmente va a ser así. Los conductores creen que el coche del mañana será más seguro, más cómodo y más respetuoso con el medioambiente. La velocidad ha quedado relegada por otras necesidades y demandas.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*