El color de los coches

Lunes, 26 diciembre 2011

La paleta de colores de los coches hace tiempo que superó al arco iris. Sin embargo, siguen existiendo colores predominantes por épocas o modas en los turismos que circulan por las carreteras y, en ocasiones, seguimos viendo la vida de color “gris”, o con tonalidades “blanco y negro”. El color del coche es una de las decisiones que pueden resultar más arduas a la hora de adquirir un turismo si nos dejamos influenciar por todo lo que se oye. Además, al ser lo primero que se ve del coche y afectar en parte en su estética, adquiere especial importancia en la decisión final.

El antiguo A3 en su variedad de colores

Superada esta primera cuestión,- nunca compraremos un coche grande amarillo-, nos encontramos con otros factores, entre los que destaca la seguridad. Las publicaciones y referencias sobre colores con más probabilidad de verse involucrados en accidentes, o de ser más seguros, son variadas y, en ocasiones, contradictorias. El color gris, por ejemplo, ha saltado de un extremo a otro.

El estudio dirigido por el Centro de Investigación de Accidentes de la Universidad de Monash, en Melbourne (Australia), concluía que los coches blancos son los más seguros, frente a los de color negro -más inseguros- que se ven implicados en un 12% de los siniestros y los de color gris con un riesgo del 11%. En su contra, un grupo de investigadores neozelandeses de la Universidad de Auckland determinó que los turismos marrones, negros y verdes, en este orden, son la elección menos segura y que los coches gris plata tienen una probabilidad de accidente un 50% menor en comparación con los blancos, rojo o azules.

Los datos estadísticos sirven para titulares y crear tendencias, ya que en algunos casos pecan de la subjetividad propia del sistema de investigación. En los estudios habría que casar numerosos factores –cuál es el color que los conductores ven mejor o peor en la carretera, habría que ensayar en diferentes condiciones de visibilidad como días nublados, soleados o con niebla, tener presente el paisaje exterior por el que se circula, la distribución crómatica de los automóviles más vendidos…- y, como es obvio, los costes de dicho estudio serían mayores.

Y, aunque se dice que sobre gustos no hay nada escrito, estos sí que pueden darnos cifras de conjunto, como el estudio que realiza habitualmente la compañía alemana Standox que establece que el 24% de los propietarios europeos de vehículos tiene el color negro como favorito, seguido por el gris (19 %) y el plata (17 %).

La intención no es complicar la toma de decisión. El consejo es que es mejor no dejarse influenciar demasiado por “leyendas” o estudios. Y no es por desprestigiarlos. Como publicaba recientemente un estudio de la Universidad de Psicología de Carlos III de Madrid, la elección del vehículo y su color está vinculada de algún modo a la personalidad del conductor. A la hora de comprar, lo mejor es que nos guste y nos sintamos cómodos para disfrutar de una conducción segura. La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO) presentó un estudio que revela que el color que eligen los españoles a la hora de comprar un coche se corresponde más con gustos estéticos, personales y cuestiones prácticas que con su preocupación por la seguridad, ya que en esta también inciden otros aspectos básicos del automóvil.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*