Cuando la oferta está fuera de España (parte 1)

Miércoles, 11 diciembre 2013

Es un hecho: faltan coches en el mercado. No de todas las categorías, pero sí aquellos de más valor, con hasta tres años de antigüedad y carrocerías escasas por aquí. Cabrios, deportivos, familiares, grandes monovolúmenes y todo terreno, son las mejores piezas para salir de cacería fuera de nuestras fronteras. Aquí tienes la lista de comprobaciones y trámitesimprescindibles para que vayas con pie firme.

Si comprar un coche en Alemania hace veinte años parecía una panacea largamente superada en los años de bonanza y ventas a montón de coches nuevos, lo cierto es que hoy vuelve a tener plena vigencia como consecuencia del fuerte bache de ventas registrado en los últimos cinco años. Pasar de 1,7 millones a mediados de 2007 a las poco más de 715.000 unidades con las que se cerrará éste 2013 ha dejado en el camino un hueco que sufre ahora de pleno el mercado de ocasión. Más aún; cuando se baja al detalle para observar que en los años duros, las ventas se concentraron alrededor de modelos compactos y pequeños(segmentos A y B), con motorizaciones y equipamientos sólo correctos. En definitiva, compras lógicas pero demasiado homogéneas y sin carácter.

¿Algo especial?

A este panorama de compras 100% racionales, contratos de renting y leasing sobre modelos superventas prolongados en el tiempo hasta arrinconarlos en el catálogo de cualquier compraventa por su alto kilometraje, se suman factores que pueden confirmar el interés en salir fuera a hacer la compra: los beneficios que se han venido aplicando a la compra de un vehículo más ecológico en Italia o las interesantes certificaciones por ley de kilometrajes que se ofrecen en Bélgica o Alemania.

Cualquiera de los tres mercados que hemos citado, capturan un volumen y variedad de oferta enorme para nuestros ojos. En Italia o Alemania, casi las tres cuartas partes de los vehículos del segmento C (aquellos que por tamaño son más grandes que un compacto y más pequeños que una berlina de lujo), se venden con carrocería familiar. En Bélgica es común la oferta de coches de alta gama o compactos con equipamientos muy altos, mientras que Italia es una mina si estás buscando un coche alimentado a gas GLP. Allí las marcas lo han venido ofreciendo sin coste como alternativa al gasóleo, más gravado fiscalmente, y ahora que en España ese combustible despierta, puede ser una opción muy razonable.
Los pasos a seguir

No te descubrimos nada nuevo si la primera sugerencia va en la línea de que brujulees en internet en busca del aroma del mercado. Seguramente la unidad que te traigas no sea el que hayas visto en un portal de anuncios
clasificados, pero pasear por los más grandes resulta imperativo. Autoscout24 por ejemplo cubre muy bien los mercados continentales.

Visto el panorama, ahora hay que seguir a pies juntillas este índice sin dejar ningún paso. En virtud de la legislación comunitaria, los trámites son iguales en España (pagar, transferir y matricular), pero conviene conocer las diferentes denominaciones que existen para un mismo documento. Un consejo: a la hora de pagar allí, el dinero contante y sonante es la estrella pero ¡Ojo! Trasladar con uno mismo más de 10.000€ en efectivo exige cumplimentar un formulario (S-1) de la Agencia Tributaria, así que avisa a tu banco para que tenga lista una transferencia internacional Swift. No es rápida (puede tardar hasta 24 horas en hacerse efectiva y has de tenerlo en cuenta para planificar tu estancia), pero está generalizada como medio de pago popular. Tu interlocutor, concesionario o particular, no tendrá dudas.

Documentación

  • Solicitar la inspección técnica sólo si el coche va a regresar por carretera. La Tüv alemana o el Control Technique, se realizan in situ en el concesionario.
  • Solicitar el certificado de conformidad COC. En él se reflejan datos de emisiones, ruidos y dotación de seguridad. El vendedor no está obligado a tenerlo porque se solicita a la marca y cuesta 220€. Como puede tardar hasta cinco días, puedes venir sin él: la ITV española lo sustituye por su Ficha Reducida, disponible en cualquier estación cuando vuelvas.
  • Solicitar el libro de mantenimiento para confirmar kilometraje, o el CarPass belga que por menos de 10 euros, certifica la cifra que marca el tacómetro. El trámite se realiza en cualquier centro de inspección y es inmediato: cotejan el número de bastidor. Y si el coche ya está dado de alta en el servicio, aquí se puede consultar por uno mismo desde un smartphone cualquiera.
  • Factura o Contrato: cualquiera de los dos es válido y con él quedará constancia legal de la transacción. Vigila que estén reflejados los datos fiscales de comprador, vendedor y número de bastidor del coche. Si es una factura, tendrá cargado el IVA (19% Bélgica, 21% en Alemania e Italia…). Si es un Contrato, has de satisfacer el 4% del importe a tu vuelta en la AET.
  • Sólo para Italia: fotocopia compulsada del DNI del vendedor, cuyos datos han de coincidir con los reflejados en el contrato (fíjate bien en la dirección postal).

 

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*