Cómo darle brillo al coche

Miércoles, 21 septiembre 2011

Si quieres darle brillo a tu coche y no sabes cómo sacarle brillo, no te preocupes. Sigue estos sencillos consejos si la pintura de tu coche es opaca, mate, está desgastada o sin brillo, …

Durante cualquier trayecto nuestro coche puede sufrir las pequeñas piedras que arañan la pintura o una legión de mosquitos se estampa y destripa sobre su superficie. además pueden estar las inclemencias del tiempo. Si lo dejamos a la intemperie, la lluvia o el sol amenazan continuamente a nuestro vehículo.

Para sacarle brillo debes lavarlo muy bien o bien llevarlo al túnel de lavado y dejarlo sin una mota de polvo, ser minucioso con la limpieza y quitarle toda la suciedad. Pero ojo! no pongas el programa de cera caliente, porque cuando vayas a pulir no interesa que la pintura esté encerada. Debes limpiar los marcos de las puertas, las gomas y los paragolpes para sacar el máximo brillo posible al coche.

Debes de eliminar los restos de insectos y excrementos. Además, la suciedad más terca es la resina de los árboles, las heces de los pájaros y los insectos, que encima es corrosiva. Si no la quitas enseguida, puede quedar rastro para siempre. Limpia con un champú de coches y seca con una bayeta de cuero. No apliques ningún producto bajo el sol. Cualquier cosa deja huella en la pintura. Cuanto más profundo es el arañazo, antes debes repararlo, porque puede alcanzar la chapa.

Arregla los desconchados en la pintura. Estos defectos leves, como por ejemplo los arañazos en las molduras de los tiradores de las puertas, se pueden eliminar de la primera capa de pintura con paste de pulir. Puedes aplicarla con un trapo que no sea de microfibras, sino lo más compacto posible. Al terminar, deberás repasar las uniones con pintura de pulimento si quieres ponerle el máximo brillo a tu coche.

Para dejar tu coche como nuevo una vez concluidos todos los trabajos de reparación de los desperfectos en la pintura, y con el coche limpio, puedes empezar con el acabado final. Una pintura bien cuidada no sólo es la mejor tarjeta de visita de tu coche, también lo protege de la corrosión.

Antes de empezar a pulir o aplicar otro tipo de productos, deberás proteger las piezas de plástico de la carrocería. Para ello hay líquidos o ceras especiales que pueden valer, también alguna parafina fácil de quitar, así evitarás manchas y cercos.

En definitiva, con un poco de maña y los productos adecuados se puede devolver el brillo al coche,  y su aspecto de nueva a cualquier tipo de pintura. Basta con seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante de tu vehículo. Además, tus esfuerzos se verán recompensados ya que al acabar tu trabajo te habrás ahorrado prácticamente todo lo que cuesta pintar un coche por completo.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*