Cómo cambiar el anticongelante al coche fácilmente

Viernes, 7 junio 2013

Cambiar el líquido refrigerante o anticongelante de nuestro coche debe de ser un acto al que tenemos que prestar atención. Una correcta manutención del motor alargará la vida de este y por lo tanto conseguirá ser más duradero. Para saber cuándo realizar este acto tendremos que tener en cuenta que se realiza alcanzados los 60.000 kilómetros, o bien, cuando hayan pasado más de dos años de la última vez.

Saber cómo cambiar el líquido anticongelante es sencillo y se puede hacer de un modo rápido y sencillo que  consta solo de seis pasos. Presta atención:

1. El primer paso supone comprobar en el bote de expansión el nivel que alcanza el líquido. Si se encuentra por debajo de la línea que señala el mínimo, entonces habrá que cambiarlo.

2.  Desconectaremos el manguito que está enganchado en la parte inferior del radiador para vaciar el líquido restante del bote de expansión. Para ello además colocaremos un recipiente de hasta 6 litros debajo para recoger los líquidos desechables. Además para conseguir limpiarlo, introduciremos agua en el bote de expansión, hasta que la veámos salir limpia por el manguito.

3. Conectaremos el manguito al radiador de nuevo y procederemos a llenar el bote de expansión hasta la línea de máximo. Recuerda hacer todos estos pasos con el motor apagado para evitar quemaduras.

4. Cerrar con la tapa el bote de expansión.

5. Encender el motor para que se active el electroventilador, incluso encendiendo la calefacción para para ayudarle durante unos minutos. La temperatura que el motor debe alcanzar son los 190º.

6. Por último comprobar de nuevo la cantidad actual del bote de expansión y quizá rellenar.

PRECAUCIÓN y CONSEJOS: Siempre que queramos rellenar el bote de expansión habrá que hacerlo con el motor apagado y frío, así evitaremos posibles quemaduras. Aunque se puede hacer con este en caliente y utilizando guantes gruesos y mucha atención, conviene hacerlo siempre cuando este esté frío, así evitaremos cambios bruscos de temperatura.

Foto: Daniel Dionne en Flickr

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*