Clubes del automóvil: ¿Merecen la pena?

Miércoles, 11 diciembre 2013

Nacidos como organizaciones para la promoción de la cultura del automóvil en toda su extensión, los clubes de automovilistas buscan hoy su espacio entre la oferta de las compañías de seguros. Dos grandes marcas operan en España: RACC, RACE

Cuando los coches tenían la fastidiosa costumbre de estropearse en medio de cualquier viaje, a duras penas se podía encontrar un alojamiento decente a deshoras y los talleres de carretera parecían cavernas de incierto conocimiento, hacerse con un respaldo extra se hacía poco menos que imprescindible. Claro que precisamente en aquellos tiempos, la oferta de los dos clubes más populares -RACC y RACE- casi se centraba en el rescate ante una circunstancia difícil. Algo que hoy a priori, cualquier póliza de seguros con servicio de asistencia, tiene incluida sin apenas coste añadido.

Entonces, ¿Dos millones están equivocados?

Nos hemos preguntado cómo ofreciendo un servicio aparentemente por duplicado, estos clubes de asistencia cubren a casi dos millones de conductores en España. Y la conclusión que se deriva es que precisamente hoy, la variedad de servicios que ofrecen superan con creces a la de una grúa pintada de tal o cual color.

La base eso sí, es común y ha de ser la que guíe tu primera elección: RACC y RACE cubren al titular o socio, a su familia directa independientemente de qué medio de transporte (coche, moto, tren o avión) se esté usando y más importante, de a quién pertenezca o lo haya contratado. En resumen: cubren a la persona y no al automóvil.

Su especialización además resulta superior al de un servicio de grúa común. El año pasado, el 88% de las averías en carretera atendidas por el RACC, se solucionó insitu por alguno de sus 3.600 vehículos-taller. Y si la avería no queda resuelta, tendrás la garantía de poder enviar el coche al taller que tú elijas, esté donde esté, incluso en el extranjero.

Asistencia en el hogar, autoescuela o telefonía móvil

La trascendencia al automóvil de estos dos grandes jugadores, hace que elegir entre uno u otro tenga más que ver con las necesidades particulares de cada persona que por una comparación directa de los servicios que ofrecen: RACC dispone de buenos precios en su red de autoescuelas y descuentos en compras, combustible o nieve; el RACE permite acceder a la salas VIP de un aeropuerto y hasta ofrece un intérprete por teléfono para usarlo en el extranjero… La lista es tan larga, que es obligado pasar por sus webs: race.es y racc.es.

Beneficio general: preocupados por el transporte

Como organizaciones sin ánimo de lucro, esto es, con obligación por ley de reinvertir sus beneficios en su propia actividad, RACC y RACE son activos protagonistas en la elaboración de estudios y la extensión de los hábitos de seguridad que rodean al automóvil. Y aunque suene como un beneficio lejano para el socio, lo cierto es que resulta más sencillo y asequible realizar cursos de conducción segura que directamente con una escuela particular. Ambos son los titulares de los dos circuitos más importantes del país -Cataluña y Jarama- y su flexibilidad por fechas y precios supera al de organizadores más modestos.

Nuestro consejo pasa por que dediques un buen rato a anotar las coberturas de tus pólizas de seguros de automóvil o moto, hogar y salud si la tienes. Las sorpresas pueden venir solas y quedar cubiertas sin tener que ampliar las coberturas por las que pagas, sólo añadiendo un pequeño extra al mes (entre 12 y 15 euros) que se disuelve si tienes familia. Interesar, interesan.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*