Neumáticos inteligentes y sistemas de ayuda para inflar ruedas

Martes, 19 junio 2012

Sistema Cyber Fleet de Pirelli

Estos días se han presentado sendas iniciativas relativas a los neumáticos inteligentes que pueden suponer grandes ahorros y ayudas para el conductor. Se trata de sistemas para el control y gestión de los neumáticos en vehículos de transporte y control e inflado de las ruedas en coches. Por un lado nos encontramos el fabricante de neumáticos Pirelli con su denominado Cyber Fleet, un nuevo sistema que transmite información en tiempo real a conductores y gestores de flota, y por otro lado está la marca Nissan con el sistema Easy Fill Tyre Alert, que informa al conductor del estado de las presiones y ayuda en el momento del inflado.

El sistema Cyber Fleet de Pirelli, que se lanzará en otoño, utiliza sensores electrónicos y telemetría y posibilita un ahorro de 1.000 euros anuales por vehículo. Los resultados de la primera fase de pruebas se mostrarán por primera vez en el Salón del Automóvil de Essen. En dichas pruebas se utilizaron trece vehículos de transporte pesado, tres autobuses, tres autocares, dos vehículos industriales, dos camiones de basura y dos camiones normales.

Pirelli destaca que el Cyber Fleet optimiza los costes de mantenimiento de las flotas de transporte. Para ello, utiliza medidas que fomentan el ahorro de combustible, así como en lo relativo al mantenimiento de los neumáticos y la revisión de las presiones. También se garantiza el desgaste regular de las gomas, lo que mejora la durabilidad. Además, sirve para el cálculo de la eficiencia de cada vehículo, gracias a la información que ofrece el software de Telogis, e identifica las anomalías en la presión de los neumáticos, permitiendo calcular el retorno de inversión que supone la instalación del sistema.

Sistema 'Easy Fill Tyre Alert' de Nissan

En cuanto al sistema Easy Fill Tyre Alert de Nissan, que ya está presente en el Leaf, pasará a ser incluido en todos sus modelos a partir del año que viene. El Easy Fill Tyre Alert se compone de un sensor de presión en cada rueda, los cuales transmiten la información recogida a la pantalla en el centro del cuadro de instrumentos. Si el dispositivo detecta que una rueda tiene poca presión, o bien que tiene demasiada, envía un mensaje de alerta al conductor para que pare en la siguiente estación de servicio a corregir el problema, con la consiguiente mejora en seguridad activa.

Pero lo más novedoso es la manera en la que, durante el inflado, el vehículo informa al usuario del comienzo del mismo y de cuándo hay que parar. Parece ser que, durante todo el proceso, el coche enciende automáticamente sus intermitentes y toca la bocina para avisar de que el neumático ya tiene el nivel óptimo de aire. Si el usuario sigue inflando, el claxon sonará tres veces para avisar que hay que extraer aire volviendo a sonar una vez cuando se logre la presión idónea.

Un correcto inflado puede ahorrar un 3,3 % de combustible y la adherencia pueden mejorar de forma considerable.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*