Los vehículos de empresa también se ven afectados por la crisis

Miércoles, 16 junio 2010

Casi todos los sectores de la industria se ven condicionados por la actual situación económica. Los resultados del último barómetro del Corporate Vehicle Observatory (CVO) promovido por ARVAL, que han sido publicados recientemente, dan cuenta de las novedades y tendencias de futuro en el sector de la movilidad de las empresas.

Esto se traduce en una reducción de costes en la gestión de las flotas de las empresas. Cerca de un 50% de las compañías españolas disminuyó la inversión a la hora de adquirir vehículos, destacando el segmento de las grandes, quienes en mayor medida se han ajustado el cinturón. Además, son las que mayor esfuerzo de contención han hecho frente a sus homólogas europeas debido a que el impacto de la crisis está siendo mayor en nuestro país.

Prueba de lo anterior es la reducción que se produjo el último año en la utilización de vehículos de empresa. Solamente un 2% de las mismas utilizaron el coche corporativo como parte del salario del empleado. Sin embargo, las grandes compañías utilizaron el vehículo como incentivo ante las congelaciones salariales sufridas por los empleados. Por el contrario,  las pequeñas y medianas empresas tuvieron que prescindir del coche. Así, en la pymes la retribución que incluía el coche se contrajo seis puntos porcentuales en relación a 2009.

Entre las medidas que han adoptado las empresas para controlar los gastos están la reducción del gasto del carburante por lo que están apostando por vehículos de bajo consumo. También se han renegociado los costes con los proveedores de flotas y se ha reducido el tamaño del parque móvil, entre otras actuaciones.

Según las estimaciones hechas por CVO, es muy probable que en los próximos tres años el 21% de las empresas españolas incorporen vehículos eléctricos a sus flotas. Además, cerca de un 30% apostará por modelos híbridos.

En el apartado de los contratos, y según este informe, las empresas aumentaron la duración de los contratos de alquiler. Por ejemplo, en el caso de las furgonetas, los contratos pueden alcanzar los 62 meses y en los turismos se incrementó hasta los 58 meses. Este hecho puede acarrear la consolidación de los contratos de renting una vez superada la actual coyuntura económica.

Por otra parte, el informe destaca que siguen siendo las grandes empresas quienes utilizan en mayor medida el renting, en un 63%, frente a las pymes que apuestan en mayor medida por la compra directa de vehículos (34%). El CVO apunta a una mayor evolución y protagonismo del renting en España entre las grandes empresas. Y pronostica para las pymes un incremento del 24% del leasing.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*