Las carreteras españolas sacan la peor nota en 25 años

Lunes, 9 abril 2012

Hace unas semanas presentábamos un informe de la red vial española centrado en la seguridad de las carreteras. Esos datos se pueden completar ahora con el Estudio sobre Necesidades de Inversión en Conservación que la Asociación Española de la Carretera (AEC) llevó a cabo a finales de 2011 y donde se establece que la red vial cuenta con un estado “deficiente.

La AEC lleva realizando este estudio desde 1985, lo que le permite afirmar que las carreteras han obtenido en 2011 la peor nota desde hace 25 años. En los últimos 6 años, su estado ha empeorado a un ritmo del 5% anual -2005 fue el último año en el que la conservación de las carreteras autonómicas y estatales recibió la nota de “aceptable”-.

En dicho estudio se defiende la necesidad de invertir en la conservación de las carreteras españolas alrededor de 5.500 millones de euros3.600 millones para la Red Autonómica y 1.600 para la Estatal– con la intención de ponerlas a cero y poder desarrollar un programa de conservación anual que evite su deterioro exponencial.

El estudio, que refleja el estado de aproximadamente el 90% de los 165.000 kilómetros de carreteras en España, concluye que entre 2006 y 2011 las necesidades de reposición han aumentado cerca de un 30%. Este incremento supone una pérdida de competitividad frente a otros países de la UE y un mayor coste de reparación, ya que cada euro no invertido a tiempo en el refuerzo del pavimento se transforma en 5 euros a los tres años y en 25 euros a partir del quinto año.

Por lo que respecta a la seguridad, y como se mostraba también en el otro estudio de la red vial, se sitúa el error humano como el factor principal en los accidentes de tráfico. Lo que sí que se puede afirmar es que el estado de conservación de las carreteras está en el fondo del problema y puede acentuar los errores de los conductores.

Otros aspectos que también destaca el informe son que hay que reponer 320.000 señales, repintar 50.000 kilómetros de marcas viales y reponer barreras metálicas. Además, el 21% de las luces están apagadas y, de las que están encendidas, el 59% no entrega toda la luz que debería a la carretera y el 24% no presenta la uniformidad adecuada.

Un buen lavado de cara que, estando como está la situación económica, parece que puede tardar en llegar.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*