La DGT realizará 20.000 controles de alcoholemia en julio

Miércoles, 13 julio 2011

El aumento del tiempo de reacción, problemas de visión, incremento de la somnolencia, pérdida de control, excitabilidad o problemas de coordinación son sólo algunos de los efectos que provoca la ingesta de alcohol en la conducción, lo que puede multiplicar por nueve el riesgo de sufrir un accidente de tráfico. Por esta razón, la Dirección General de Tráfico ha emprendido una campaña de concienciación ciudadana que pretende evitar que el alcohol esté presente como factor recurrente o desencadenante de los accidentes mortales. Desde el pasado 11 de julio, y hasta el domingo 17 se hará una vigilancia especial de alcohol en la conducción.

Durante toda esta semana, los agentes de la Guardia Civil intensificarán los controles, estableciendo más de 1.000 puntos de control con el objetivo de llevar a cabo 20.000 controles diarios de alcoholemia a conductores que circulen por carreteras de ámbito DGT

Asimismo, y tal y como se ha hecho en anteriores campañas, se ha invitado a los Ayuntamientos con más de 25.000 habitantes para que sumen a esta iniciativa, para que se establezcan este tipo de controles en sus respectivos cascos urbanos. También se le ha cursado la invitación a Cataluña y País Vasco, comunidades que tienen las competencias de tráfico transferidas.

Simultáneamente a los controles que realizará la Guardia Civil de Tráfico, se ha puesto en marcha una campaña informativa en los medios de comunicación, en la que la DGT agradece a todas las personas que han evitado que alguien bebido coja el coche, lo mismo que agradece a aquellos conductores con tasas de alcohol en su sangre superior a la permitida y que han evitado conducir.

Durante 2010, el Instituto Nacional de Toxicología efectuó análisis toxicológico a 855 conductores fallecidos en accidentes de tráfico, de los cuales 265 presentaron una tasa superior a 0,30g/l. La ingesta de alcohol no solamente está relacionada con una mayor accidentalidad, sino que además repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas.

Además, aunque el nivel de alcoholemia esté dentro de los márgenes legales, el nivel de riesgo de sufrir un percance puede llegar a multiplicarse por 9. En este sentido la DGT hace un llamamiento a los ciudadanos para que el conductor no beba y se impida que otras personas que hayan bebido cojan el coche. No obstante, nunca se debe subir a un coche cuyo conductor haya bebido.

campaña_DGT_alcoholemia

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*