La crisis cambia hasta nuestra forma de conducir

Lunes, 16 enero 2012

cambios en la manera de conducir por la crisis

Eso es lo que se desprende del estudio ‘Los conductores españoles ante la crisis 2011‘ realizado por la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) con el apoyo de Seguros Pelayo sobre entrevistas a 1.228 conductores. Entre sus conclusiones destaca como la mayoría de los entrevistados, ante la actual situación de crisis, reconoce que realiza un tipo de conducción más económica (69%). De esta forma, el uso de los distintos métodos para llevar a cabo este tipo de conducción -conducir de forma suave, con marchas largas y a pocas revoluciones, usar de forma más racional el aire acondicionado o la calefacción, revisar la presión de los neumáticos,…- ha aumentado un 22% respecto a 2009.

Uno de los aspectos más característicos es que la situación económica actual hace que el 73% de los conductores tenga miedo a ser multado debido al gasto económico que supone. Ese miedo de los conductores ha aumentado así 20 puntos porcentuales en dos años, ya que en 2009 eran cinco de cada diez conductores los que declaraban tener ese temor.

En cuanto al perfil de estos conductores ‘temerosos’, el 74 por ciento cogen el coche todos los días y entre los mismos predominan las mujeres (un 77%) sobre los hombres (un 69%). Por comunidades, los conductores de Castilla y León y Andalucía son también los que más manifiestan su temor a ser multados, con un 78% y un 83%, respectivamente.

La crisis también ha disminuido el gasto en mantenimiento de vehículos. Un tercio de los conductores reconoce que alargan las revisiones mecánicas de su vehículo según lo especificado por el fabricante (33%), y también un tercio demoran el cambio de neumáticos (32%).

Respecto a la conducción eficiente, en un 87% de los casos los conductores evitan conducir de forma brusca y circulan en marchas largas. Además, más de un 70% de los conductores han reducido la velocidad, usan de una forma más racional el aire acondicionado o la calefacción y revisan la presión de los neumáticos para ahorrar.

Otros de los efectos de la crisis es aparcar menos en parkings y zonas delimitadas de pago (67%), hacer menos uso de las vías de peajes (48%), coger menos el coche para ir al trabajo (35%) y poner menos combustible (21%).

Hay un último dato curioso que nos trae a la memoria aquello de lo de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio. Así, los conductores perciben en mayor medida que la crisis ha afectado a la forma de conducir del resto (19%) antes que a la suya propia (7%).

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*