El sector del automóvil pide nuevas medidas contra la crisis

Lunes, 5 marzo 2012

Febrero nos deja comunicados, declaraciones e intenciones de varios agentes del sector del automóvil pidiendo y proponiendo medidas que dinamicen el sector y aporten salidas frente a la crisis. Entre las propuestas encontramos la de suprimir el impuesto de matriculación, el desarrollo de un nuevo plan Renove, implantar medidas industriales e incluso eliminar el impuesto de circulación.

Los objetivos que persiguen estas iniciativas son los de mantener la producción de automóviles en España, incrementar el número de ventas, destinar mejor los recursos con especial cuidado en la parte de mantenimiento de las carreteras y que el parque móvil vuelva a rejuvenecerse, recuperando seguridad en las carreteras y un mayor cuidado del medio ambiente.

Así, el RACC Automóvil Club propuso una reforma de la fiscalidad del automóvil con medidas permanentes entre las que destacaban la supresión del impuesto de matriculación y, más a largo plazo, del de circulación. Han calculado que, de suprimirse el impuesto de matriculación, las ventas de coches en nuestro país se incrementarían en 250.000 unidades al año sin que ello afectara negativamente al erario público. Una reforma comprensible de la fiscalidad del automóvil sería una palanca importante para revitalizar el sector, y también para reducir el impacto medioambiental del coche y la problemática de la seguridad vial.

Por su parte, la asociación de fabricantes, ANFAC, y las de concesionarios, FACONAUTO, y vendedores, GANVAM, han solicitado la puesta en marcha de medidas para solucionar la situación de crisis. Dichas patronales están negociando un documento de peticiones conjuntas que está previsto presentar al Gobierno a mediados de marzo. De esta manera, se daría un paso importante al presentar el sector, por primera vez en bloque, un plan con medidas para mantener a la industria del automóvil, dinamizar las ventas y crear competitividad.

Desde las asociaciones se ha defendido la necesidad de contar con un mercado interno fuerte asegurando que los once fabricantes multinacionales mantengan su producción en España, mejorar el acceso al crédito volviendo a los incentivos fiscales (Plan Renove), poner en marcha iniciativas que recuperen la confianza de los consumidores logrando unas ventas superiores al millón de unidades, y que se mantenga y se incremente el empleo. Además, se está concretando qué sistemas de pagos se propondrán al Gobierno respecto al plan de achatarramiento, se planteará la eliminación del impuesto de matriculación, se solicitará una revisión de los impuestos locales y un mayor control de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) para garantizar que los coches en mal estado dejen de circular.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*