El primer coche de aire comprimido, casi a punto

Jueves, 29 marzo 2012

Mini Cat, el coche de aire comprimido del fabricante indio Tata, se puede convertir en unos meses en el primer coche en circulación con el motor más excéntrico del mundo. El Mini Cat podría estar listo para el verano, fecha en la que Tata espera lanzarlo en la India a un precio que oscila los 6.000 euros. Según las previsiones, el próximo mes de agosto comenzará la producción de las primeras unidades comerciales. Pero habrá que esperar para ver qué ocurre, ya que en 2011 Tata también dijo que lo tendría listo y finalmente no fue así.

Y ¿quién es el alma mater de este coche tan especial? Guy Nègre, un ex-ingeniero de F1 que cree que la solución a los problemas energéticos y del medio ambiente pasa por el aire comprimido. El primer paso en esta historia se produjo en julio de 2000, cuando se presentó en Barcelona un vehículo de vocación urbana impulsado por un revolucionario motor de aire comprimido. Había sido desarrollado por dicho ingeniero francés, conocido por sus trabajos en la industria aeronáutica y en la Fórmula 1. Nègre funda el grupo MDI, con sede social en Luxemburgo y con instalaciones industriales cerca de Niza, desde donde registra la patente y empieza a trabajar en este motor. Se trata de un concepto de vehículo urbano sencillo, con chasis en forma de tubo y una estructura pegada de fibra de vidrio, que viene a reclamar el sitio que todavía no han conquistado ni los vehículos híbridos, ni los eléctricos, ni los propulsados por hidrógeno.

Pero, ¿qué características encierra? La verdad es que los datos con los que lo promueven son bastante atractivos. La autonomía es de 300 kilómetros superando con holgura la de cualquier eléctrico. Además, han calculado el coste de circular con este modelo en unos 50 céntimos por cada 100 kilómetros recorridos, por lo que resulta bastante económico llenar el depósito, solo habría que pagar 1,5 euros. Otra de las ventajas económicas es el gasto de mantenimiento que resulta mínimo, ya que al no haber combustión en el motor el cambio de un litro de aceite (utiliza vegetal) solo es necesario cada 50.000 kilómetros. En cuanto a la velocidad máxima que alcanza es de 105 km/h y sus emisiones son únicamente aire a una temperatura de entre -15º C y 0ºC, lo que permite utilizarlo con el aire acondicionado.

Ahora bien, el mayor problema está en la infraestructura de recarga para que funcione. Es habitual que estas nuevas tecnologías se encuentren con este hándicap al precisar otro tipo de repostaje. En este sentido, las gasolineras tendrían que instalar compresores de aire, o en su defecto el propietario del vehículo en su garaje. En lo que sí que gana es en el tiempo que precisa para llenar el depósito, ya que en la gasolinera no llevaría más de tres minutos y en casa entre 3 y 4 horas.

Por último, es interesante destacar que cuenta con un microprocesador que gestiona todos los elementos eléctricos del vehículo mediante un radiotransmisor, que manda las órdenes a dichos elementos, tales como las luces o los intermitentes. Tampoco será necesaria una llave de entrada al vehículo, sino que bastará con una sencilla tarjeta de acceso.

Ya sólo queda esperar y ver si con el otoño llegará, por fin, este nuevo concepto de movilidad.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?


1 Comentario

  1. compresor y aire comprimido   |  Miércoles, 22 enero 2014

    Esto es simplemente modernidad.
    Buena la información, gracias.
    Ramiro

Deja un Comentario





*