El automóvil, la otra burbuja

Viernes, 8 octubre 2010

Durante los años del crédito fácil, en los que el sector de la construcción creció de manera desproporcionada y muchos se enriquecieron a su costa, los bienes de consumo experimentaron un auge sin precedentes. Un ejemplo claro fue la venta de coches, que aumentaron espectacularmente, y dentro de todos los segmentos, se impusieron sobre todo aquellos de alta gama o marcas Premium. Pero no todo fue positivo con este incremento, puesto que las tres cuartas partes de estos vehículos eran de importación y no beneficiaba en absoluto a la industria automotriz española.

graficos_ventas_coches_1 graficos_ventas_coches_2Gráficos del reportaje “L’automòbil, l’altra bombolla” del programa Valor Afegit de TV3.

En 2008 España era el octavo fabricante mundial de automóviles, superado por Estados Unidos, Japón, China, Alemania, Brasil, Corea del Sur y Francia y la industria del automóvil representaba para el país uno de los pilares básicos de su economía. Con la llegada de la crisis al sector, muchas empresas decidieron emprender el camino en dos direcciones: por un lado trataron de preservar durante el mayor tiempo posible la producción en sus países de origen y por otro, localizar las plantas ensambladoras como las que se tienen en España en países con menores costes salariales. Además y como consecuencia directa de esta situación, el escenario actual de la industria del automóvil española se puede enfrentar a muy corto plazo a la creciente competencia de las marcas propias de los países emergentes como China e India. Esta realidad puede llegar a ser especialmente dramática cuando una vez abastecidos sus mercados internos, apuesten por la exportación de sus modelos.

No obstante, el sector del vehículo de ocasión puede ser una vía para fomentar el repunte del sector. En este sentido y según un reportaje emitido hace unos días en la televisión pública de Cataluña, la empresa de subastas de vehículos BCA asegura haber registrado un aumento en el número de vehículos recibidos por parte de las entidades financieras y de algunas compañías de renting de coches, debido a un aumento de la morosidad en el pago de las cuotas. Este repunte ha sido de entre el 10 y el 15% según los casos. Así, el precio del vehículo usado se ha posicionado en el mercado y ofrece muchísimas soluciones tanto para el comprador como para el vendedor. Una buena opción a tener en cuenta en tiempos de crisis.

Os dejamos el vídeo original del programa Valor Afegit de TV3:

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*