¿Cómo se conserva el estado de las carreteras en España?

Viernes, 17 mayo 2013

La conservación de nuestras carreteras no es buena y por lo tanto el estado de las carreteras en España es deficiente, algo que repercute sobremanera en la calidad de circulación y también en el estado de nuestros vehículos. El Ministerio de Fomento asegura que no hay dinero para reponerlo entero y por lo tanto el deterioro continúa. Más que suponer un gasto, como aseguran desde el ministerio, habría que tomarlo como una inversión, ya que según la compañía de ingeniería y servicios energéticos Euroconsult sale un 70% más barato que levantar una nueva infraestructura desde 0.

Desde que las políticas de austeridad marcadas por Bruselas están vigentes, una de las partidas en las que más se ha reducido la inversión ha sido la conservación de carreteras. En comparación con los parámetros europeos que repercuten en el estado de las carreteras, España invierte la mitad de cuanto sería necesario para mantener y conservar un estado óptimo. Según la Asociación Española de la Carretera ha afirmado que el ‘déficit’ acumulado durante los últimos años alcanza ya los 5500 millones de euros, algo que será imposible de recuperar.

¿Te has preguntado alguna vez cuáles son los pasos a seguir para conservar la buena calidad de las carreteras ?

A la hora de mantener el buen estado de una carretera, cuatro son los principales aspectos que se deben tener en cuenta, asfalto, adherencia, señales y túneles. Un trabajo del que la mayoría de los conductores no perciben, ya que se realiza principalmente en horario nocturno, cuando el tráfico es menor. Los conductores solo perciben cuando no se ha hecho este trabajo, ya que el mal estado de una carretera se percibe enseguida.

Un aspecto muy a tener en cuenta, es que son principalmente actividades que respectan al mantenimiento y conservación del estado de las carreteras en España, es decir, son labores preventivas que pretenden actuar antes de que se produzca el daño. Actualmente y con partidas económicas mucho menores, saber analizar bien este estado y saber dónde hay que actuar supone un trabajo principal. Para ayudar en esta labor de análisis se utilizan tecnologías de última generación, como el Curviámetro, los sistemas para medir la adherencia y deterioros de la rodadura, el Visualise y el Tunnelings, cada uno de ellos especializado en aspectos diferentes sobre la conservación de las carreteras.

Foto: HaShe en Flicrk

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*