Combustibles alternativos para el coche

Martes, 11 octubre 2011

Pensar que los Combustibles alternativos para el coche son una buena opción para evitar los desorbitados precios que tiene el carburante, mucho menos parece imposible pensar en un cochepueda estar propulsado con café, si, si! por café! ¿y cómo puede ser? Muy sencillo…

Todo empieza mediante un proceso de degasificación, convierte los granos de café molido en un gas compatible con un motor de combustión interna. Este coche ya existe y lo han construido un grupo de voluntarios ingleses al mando de un ingeniero. Además, con este prototipo han roto el récord mundial de velocidad para este tipo de coches, alcanzando unos nada despreciables 107 kilómetros por hora.

La utilización de combustibles alternativos de energía en medios de transporte se ha convertido en uno de los grandes retos que tanto la industria como el público en general esperamos alcanzar en los próximos años. Hasta el momento, las novedades actuales se concentran en coches eléctricos o diferentes tipos de híbridos, aunque hemos observado algunos  ejemplos de este tipo de energía, como el aceite de cocina recuperado. Pero vamos a centrarnos en esta ocasión en el café. Y se trata nada más ni nada menos que del café que una vez que lo preparamos, termina en la basura. En su estado natural, es imposible que pueda propulsar un coche, pero no obstante, un grupo de voluntarios de Durham, Inglaterra, han conseguido convertir este café en combustible. Su descubrimiento les ha llevado a figurar en el libro Guinness de los Récords.

Han bautizado este prototipo con el nombre de “Coffee Car” y su fabricación la hicieron a partir de un British Leyland Rover SD1 y una vez que le restaron peso, instalaron un gasificador. Para que podamos entender mejor el proceso, la gasificación convierte material orgánico (en este caso el café) en gas de síntesis, que se obtiene después del que el material original es sometido a un proceso de alta temperatura en el cual no hay combustión, con cantidades controladas de oxígeno o vapor, según el caso.

En cuanto a la velocidad alcanzada por el coche, el “Coffee Car” ha superado la barrera de los cien kilómetros por hora, lo que le sitúa por delante del récord establecido previamente, que fijaba la velocidad en 75 km/hora. Sin embargo, el ingeniero que ha estado a la cabeza de este proyecto, no cree que la gasificación sea el futuro de los coches. Pero demuestra que puede usarse siempre y cuando exista la inversión adecuada. Más de cien mil coches propulsados por gasificación circulaban por Inglaterra durante la década de los cuarenta, lo que hace necesario encontrarle un uso más adecuado a los nuevos tiempos.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*