Cajas negras en los coches

Jueves, 15 septiembre 2011

Al igual que sucede con los aviones, pueden resultar muy útiles para saber todo aquello que sucede en el interior de un coche. Pero no solamente en el caso de sufrir un accidente, sino también para saber si el conductor ha cometido alguna infracción.

Ya hay varias marcas que se están introduciendo en la comercialización de este producto. Como por ejemplo, “Car Angel BBX1” y está compuesto por una cámara de vídeo y un tacógrafo digital con GPS que a su vez es compatible con Google Maps. Además se puede instalar en cualquier tipo de vehículo, tanto en turismos como en flotas de empresa pequeños y de gran tonelaje (taxis, microbuses, furgonetas, camiones o autobuses).

Su funcionamiento es muy sencillo. El conductor puede activar el aparato o este puede ponerse en marcha al detectar un movimiento brusco del vehículo (frenazos, aceleración o volantazos). Así, la caja negra registra la velocidad, las aceleraciones o la posición en Google Maps, entre otras funciones. Esta información permite deducir responsabilidades en el momento de producirse un accidente o incluso tener el control preciso de flotas logísticas y evaluar la forma de conducción de sus chóferes. Asimismo, se puede supervisar la forma de conducción en períodos de tiempo muy largos, puesto que es capaz de almacenar grandes cantidades de información con los que hasta se puede calcular el gasto/ahorro de combustible.

También es de fácil instalación. No hay que manipular la centralita electrónica del vehículo, ni agujerear el techo o el salpicadero. Se coloca en la parte superior del parabrisas, a la altura del retrovisor central, desde donde la cámara graba lo que ocurre en la carretera.

Este dispositivo recoge además por seguridad, todos los datos de manera simultánea en la memoria interna y en una tarjeta SD. Esto garantiza la disponibilidad de la información aún si el dispositivo llegara a estropearse o la tarjeta SD se extrajera de manera accidental. Los datos y el vídeo pueden almacenarse encriptados y protegidos por una contraseña, lo que restringe su acceso a su propietario y le garantiza máxima privacidad.

Esta novedosa tecnología se une a los llamados sistemas de aviso automático de peligro. Algunos de ellos –ya disponibles en el mercado- detectan en el acto coches, marcas de carriles, obstáculos o la distancia entre vehículos, alertando con un pitido al conductor. Otros, como el V2V (vehículo a vehículo), que está desarrollando la General Motors, y en el que están implicadas marcas como Toyota, BMW, Mercedes, Honda y Volvo, previenen sobre obstáculos en la calzada con antelación suficiente para evitarlos antes de que estén a la vista del conductor.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*