La morosidad hace estragos en los pequeños concesionarios

Viernes, 18 noviembre 2011

Mesa Presidencial del Foro de Automoción (GANVAM)El Foro de Automoción  organizado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a motor (GANVAM), que en la jornada de ayer reunió en la sede de CEOE a los principales representantes del sector a nivel nacional, se clausuró con un notable éxito de participación tanto de representantes de asociaciones, como de empresas y medios de comunicación especializados. Tanto es así que al inicio de la jornada, cuando los presidentes de GANVAM y CONFEMETAL inauguraban el evento, costó encontrar un asiento libre en el auditorio habilitado al efecto.

Para ilustrar a los asistentes sobre uno de los problemas que más está condicionando la evolución de las pequeñas y medianas empresas, se contó con la ponencia del Presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, Rafael Barón Crespo, quien expuso ante la audiencia su visión al respecto de los desastrosos datos de impagos que afectan a la economía española en general y al sector de la automoción en particular. En este sector, más de 2.500 concesionarios oficiales y de compra-venta de vehículos de ocasión se han visto obligados a echar el cierre por falta de pago, según se extrae de un estudio que en términos globales estima que que cerca del 40% de las pymes españolas han desaparecido desde que estallara la crisis.

Según se desprende de un informe comparativo de la morosidad en España respecto a los estados de su entorno, la diferencia de cumplimiento de los plazos de pago por parte de las Administraciones Públicas es abrumadora: mientras que en los países del sur como España, Grecia o Italia el retraso medio en los pagos es de 82 días, países como Alemania y Francia presentan una media de 16 días, que se reduce a 8 en los países nórdicos, donde se paga a 33 días. Esta brecha geográfica en los plazos de pago también se hace evidente entre las propias empresas, que en los países del Sur de Europa acumulan un retraso medio de 33 días, el doble que en los países del centro de Europa y cuatro veces más que en los estados nórdicos.

Barón apuntó que si bien la tónica europea es aplicar plazos de pago más largos fuera del país que dentro, nuestro país marca la excepción, ya que sólo en España “se paga mejor fuera que dentro”. Finalmente, el presidente de la Plataforma se refirió a España como uno de los países de su entorno donde el número de procedimientos necesarios para resolver disputas comerciales es más alto, con 39, al igual que Grecia y sólo por detrás de Italia, con 41 procedimientos. En términos cronólógicos, España tarda 515 días solucionar estas controversias, frente a los 819 de Grecia o los 1.210 de Italia.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*