Entrevista a Juan Antonio Sánchez, Presidente de Ganvam

Martes, 24 mayo 2011

JASTVentanilla5Como cada mes, el blog del Vehículo de Ocasión entrevista a uno de los personajes más relevantes del sector. En esta ocasión Juan Antonio Sánchez, Presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Juan Antonio Sánchez Torres, actual presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), desde 1998.  Abogado de profesión, es a su vez miembro de la junta directiva de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y del Consejo del Automóvil de Instituto de Empresas. Ganvam representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales, además de 3.000 compraventas.

1. ¿Qué previsiones tiene para el sector de automoción (en general) en los próximos meses?

Nuestras previsiones no son muy halagüeñas, prevemos terminar el año con una cifra de matriculaciones por debajo de 900.000 unidades, casi la mitad de los 1,6 millones que llegamos a alcanzar antes de que estallara la crisis.

Nuestra previsión es que el mercado de nuevos continúe cayendo en la segunda mitad del año aunque en menor medida pero no por una mejora real de la demanda, como sería deseable, sino porque compararemos con un segundo semestre de 2010 que fue ya malo debido al fin del Plan 2000E de ayudas a la compra y a la subida de dos puntos del IVA.

Para el mercado de usados o vehículo de ocasión, como preferimos llamarlo, esperamos crecer entre un 3% y un 5% aunque lo cierto es que este crecimiento está centrado en los vehículos de mayor edad, los denominados coches “mileuristas”, con un precio por debajo de 3.000 euros que superan los ocho/diez años de edad y los 100.000 kilómetros.

2. ¿Qué factores cree que actualmente están condicionando la complicada situación del coche usado? ¿Qué medidas propondría usted, si estuviera en sus manos, para fomentar las ventas de VO?

Sin duda, la falta de financiación ha sido más grave que la propia crisis económica, con lo que ésta ha supuesto para las economías domésticas, con una caída de la renta disponible y un alto endeudamiento en un entorno de subida de inflación y tipos de interés.

Las medidas que propondría son, por un lado, de índole económica, orientadas a la creación de empleo y a conseguir que el crédito fluya para que llegue a las familias y a las pymes; por otro lado, abogaría por un plan de renovación del parque basado en ayudas directas para aquellos usuarios que compren vehículos nuevos o usados y entreguen a cambio su coche viejo para achatarrar.

Así, además de incentivar las ventas, conseguiríamos también rejuvenecer nuestro parque, cuya antigüedad está creciendo a pasos agigantados, con los efectos que esto tiene para la seguridad vial y el medio ambiente. En la actualidad, el 40% de los vehículos que circulan por nuestras carreteras supera los diez años de antigüedad; tenemos el parque más antiguo, sólo por delante de Grecia.

3. Actualmente, se incentivan las energías limpias mientras se eliminan las ayudas a la renovación del parque más antiguo y contaminante ¿qué opina y cómo cree que va a afectar al sector del Vehículo de Ocasión la llegada de los vehículos ecológicos?

Los vendedores siempre estaremos agradecidos de todas aquellas medidas tendentes a incentivar la venta de vehículos.

No obstante, consideramos que aportar más de 70 millones anuales en ayudas a dinamizar la demanda de vehículos eléctricos, cuando el año pasado apenas se vendieron un centenar es, si me permite la expresión, matar moscas a cañonazos. Las ventas de estos vehículos vendrán cuando se solucionen algunos de los principales obstáculos como son la autonomía de las baterías, una infraestructura para su recarga, un precio inferior y una oferta amplia para el usuario.

El sector necesita un plan realista para incentivar la demanda acorde a los vehículos que realmente se están vendiendo, vehículos pequeños, con la etiqueta de eficientes. El Plan 2000E supuso un saldo fiscal neto para las arcas del Estado, que ganó dinero con este programa por lo que no hay motivos para no poner en marcha un programa similar basado en ayudas directas al comprador de nuevos o usados del estilo del extinto Plan Prever que tan eficaz fue para rejuvenecer nuestro parque.

La presencia de vehículos de tecnología híbrida es todavía muy residual en la oferta de usados; en el caso de los eléctricos es realmente inexistente.

4. Con la nueva Reglamentación, un vehículo puede ser reparado en un taller no oficial manteniendo todas las garantías de la marca, lo que abre las puertas a los talleres multimarca en la reparación de vehículos más jóvenes. ¿Cree que se van a producir cambios importantes en ese sentido? ¿Puede afectar a la calidad de los vehículos de ocasión que lleguen al mercado en el futuro?

La normativa europea trata de situar en un plano de igualdad a talleres oficiales e independientes, con el fin de favorecer la competencia entre ellos en beneficio del consumidor final; está claro que con la crisis se está produciendo un aumento de las visitas al taller multimarca cuando el coche ya no está en garantía, en busca de mejores precios; y es probable que esta tendencia continúe con la crisis ya que el usuario busca ahorrar en su factura final.

No hay motivos para pensar que una reparación o mantenimiento por el mero hecho de haberse realizado en un taller independiente es “peor” que en un taller oficial; tenemos que terminar con estas falsas creencias. En la actualidad, los talleres multimarca cuentan con profesionales bien cualificados y equipamiento tecnológico suficiente para garantizar una buena relación calidad/precio. Los talleres multimarca pueden (y deben) adquirir información técnica y recambios originales, equipos, herramientas y formación sin limitación.

5. Todo apunta a que el coche eléctrico será el futuro de la automoción ¿Cómo ve a corto y medio plazo las posibilidades de este nuevo mercado? Y para el consumidor, ¿cree que será realmente un ahorro (combustible) o las reparaciones y la batería van a tenernos atados al taller?

Como le adelantaba, el vehículo eléctrico no es hoy por hoy una alternativa realista sino que deberemos esperar algunos años, puede que cinco o seis, hasta ver estos coches rodando por nuestras carreteras. Hasta ahora su introducción en el parque automovilístico, está viniendo de la mano de las flotas de empresas por motivos de RSC, sobre todo, por su mayor eficiencia y porque proyectan una imagen de compañía moderna y comprometida con el entorno.

El coche eléctrico despegará cuando se solventen las barreras que antes comentaba: autonomía (actualmente a duras penas superan los 100 kilómetros), puntos de recarga, precios más bajos, una amplia oferta, etc.

Sin duda, estos vehículos permitirán ahorrar en carburante y, es más, suponen una respuesta a la dependencia energética del petróleo y, con ello, al alto precio que en estos últimos han alcanzado los combustibles.

Su paso por el taller no debería ser más habitual que el de un vehículo de combustión tradicional pero lo cierto es que todavía hay muchas incertidumbres sobre el comportamiento de estos vehículos y, entre ellos, su valor residual o depreciación.

Si te ha gustado el artículo, haz click aquí

También te puede interesar:

¿Quieres compartirlo?

Deja un Comentario





*